Cosmograf reflexiona sobre Steven Wilson

Robin Armstrong, alma máter de Cosmograf, publicó en su blog una interesante – a la par que polémica – reflexión sobre el trabajo de Steven Wilson. El título de la reflexión, La enfermedad británica (The British Disease) ya augura que no es muy pacífica con la comunidad progresiva.

Hemos traducido dicho artículo. El escrito en versión original puede leerse aquí.


Steven_Wilson_Hand_Cannot_Erase_cover
Steven Wilson – ‘Hand. Cannot. Erase’

Este mes se publica el último disco solista de Steven Wilson, Hand. Cannot. Erase, y los seguidores del progresivo han afilado enseguida sus cuchillos virtuales. Parece ser que Steven Wilson ha ofendido al comité divino del prog por “tener algo de éxito comercial”. Por supuesto, está en algún punto cercano al nivel de herejía de Phil Collins, pero publicar una grabación que está siendo reseñada por la prensa conocida con unas expectativas de venta superiores a los 100.000 no es acorde con la opinión del mundo progresivo actual. Los más amargados dinosaurios del prog han dejado temporalmente de custodiar sus piezas de museo de 1968-1973 para ridiculizar por internet al infiel que ha osado llevar al género de nuevo hacia la luz.

Pongamos esto en contexto: han sido necesarios 28 años y más de 30 álbumes para que Steven Wilson consiguiera el mismo reconocimiento por parte de la industria que la media de estrellas del pop tras publicar su primer single y estar en el estudio de grabación menos de 5 minutos, pero los proggers son una multitud severa. Dicen que “él ha vendido todo”, “está haciendo música pop”, “no hay nada original en este nuevo disco”. Repiten insaciablemente que él ha copiado a Pink Floyd, o que emplea ordenadores para crear música, o que las revistas le promocionan constantemente hasta la sobreexposición. El hecho es que cualquiera que haga un álbum o sea un fan de “lo extraño”, independientemente de que sea rock progresivo, debería estar agradecido de que él haya logrado encontrar una salida de esa cueva oscura, y haya logrado dar algo de oxígeno a los escandalosos que recuerdan con nostalgia a las bandas clásicas. La mentalidad de este género subterráneo ha sido modificado, el prog vuelve a ser guay (cool). Por supuesto que Wilson no es el único ayudante o innovador, pero en cualquier recorrido es bueno tener a alguien al frente que sepa lo que está haciendo.

Los británicos, en particular, tienen un serio problema con el éxito. Adoran ayudar al marginado, y cuando parece que éste tiene la oportunidad de hacer algo, le vuelven a hundir por miedo a perder la posesión y control sobre él. “Sí, Wilson era bueno en esos primeros discos de Porcupine Tree, entonces era real”. Phil Collins tuvo que pagar caro para alejarse del género, incluso pese a que fue uno de los mejores bateristas de una de la mejores bandas de prog, y no se pudo salvar de las burlas de la comunidad prog. Peter Gabriel escapó de alguna manera a ese abuso, quizás porque hizo extraña “música actual”, pero ahora hay un nueva meta a la vista.

Parte de los incendiarios son la misma gente que detesta Factor X, manifiestan desprecio hacia The Brits, y lo peor de todo, son los mismos que se sientan en los estudios durante centenares de horas, creando “música progresiva extraña”, sólo porque eso les gusta, y eso es lo que Steven Wilson ha estado haciendo estos años. El éxito de un único hombre que escribe o produce y que no necesita escritores anónimos para hacer una grabación, o un millón de dólares destinados a marketing, o un compañero famoso con millones de éxitos en Youtube. El cielo prohíbe la entrada a cualquiera que haga una grabación exitosa, aunque el trabajo y la producción sean impecables.

6781
Robin Armstrong

No pueden asumir que su propia música no lo ha logrado, que tienen que trabajar muchas horas en un trabajo deprimente y que nunca serán portada en la prensa. Se quejan porque deberían ser escuchados y tener éxito. Bueno, aquí está el tema, tú, como yo y miles de miles haciendo música hoy en día son desconocidos cercanos a la nada. No tenemos derecho a ser escuchados, no tenemos derecho a vivir de nuestra música y tampoco a triunfar. Para los meros mortales, estas cosas se tienen que ganar, que luchar, y cuando llega un pequeño éxito lo apreciamos.

Lo cierto es que grabar un tema nunca ha sido tan fácil como ahora. Hacer una grabación que la gente escuche, difícil, mucho más difícil. Cuando alguien graba algo de un estilo musical similar al tuyo, y la gente está deseando escucharlo, esto debería inspirarte. Yo sé que lo estoy…

Anuncios

Un comentario sobre “Cosmograf reflexiona sobre Steven Wilson

  1. Soy de los viejos dinosaurios que escucha prog , lo llevo conmigo desde los primeros años que me enganche con muchos de sus clásicos, lo que hoy y por suerte saco este grande de Wilson , es una obra genial y no entiendo a esas personas de opiniones dispares , cuando lo pongo y comienza a sonar siento una sensación de alegría , de que es algo que estaba esperando hace ya mucho tiempo , notable , sublime.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s