The Aristocrats – ‘Tres Caballeros’ (2015)

Marco Minnemann, Bryan Beller y Guthrie Govan. Tres genios que darán mucho que hablar en años venideros. Con tres álbumes en su haber, el trío ya ha conseguido alcanzar un sonido definitorio. Su propio estilo específico se ha estado gestando desde el anterior trabajo discográfico, Culture Clash (2013, autoproducido). Aunque desde su álbum debut ya se apreciaba cierta peculiaridad por la que los músicos se desligaban de uno de los grupos con los que puede que les hayan comparado algunas ocasiones: Liquid Tension ExperimentEn todo caso guardando siempre las distancias; Minnemann y compañía se enfocan menos en el virtuosismo y prefieren  enfatizar más en la melodía, si es que ambos términos son excluyentes. En mi opinión, virtuosismo y melodía se dan la mano muchas veces, pero hay quien opina que el virtuosismo es exceso de técnica y carencia de emoción, y no es éste el caso ni de Liquid Tension Experiment ni de The Aristocrats.

Lo cierto es que cuando estos tres artistas colaboran bajo el nombre de The Aristocrats, consiguen una química y un entendimiento rayanos a lo magistral. Ergo, Tres Caballeros es otra muestra de delicadeza sensorial, y es además el culmen de la carrera discográfica del trío, ya que han ido in crescendo desde el principio, y de hecho, Tres Caballeros da un salto enorme con respecto al disco predecesor, en cuanto a todo: originalidad, composición, consistencia, afinidad, etcétera.

Nos encontramos ante un disco que incorpora muchos elementos de jazz, blues, hard rock y rock progresivo, englobando muchos estilos diferentes, y enmarcándolos en una métrica brillante, compleja y sencilla a la vez. Nueve tracks compuestos con profesionalidad y exactitud, que también muestran variados elementos, contrastes y recursos que van adornando cada una de las piezas, dejando adivinar las ganas de los músicos por crear algo digno de escucha sin por ello dejar de lado la diversión, sin enfocarse únicamente en el negocio e interpretando canciones que les satisfacen musicalmente.

Obviamente en este disco se aprecia la diferencia entre un conjunto musical y un trabajo solista. Hay experimentación, aunque contenida, en menor medida que si hubiera un único músico tras las composiciones. No es un disco ni un grupo psicodélico, en absoluto, ni tienen temas con un final completamente diferente al principio. El encanto de The Aristocrats radica en que ninguno de ellos eclipsa a los demás. La capacidad técnica de los tres es elevadísima, qué duda cabe, pero cada uno de ellos se ocupa de lo que sabe hacer, respetando el espacio de los otros y sin empezar un combate de solos innecesarios. A eso me refiero; las melodías son relativamente sencillas, y es importante que subraye que también siguen siempre los mismos patrones de sonido. No obstante, se les nota relajados y confiados – y con razón – en lo que están haciendo. Un álbum para el disfrute que recuerda a escenas cinematográficas al sonar en ocasiones como una banda sonora.

Así es el caso, por ejemplo, de ‘Stupid 7’, que condensa en tres minutos todo lo dicho anteriormente. Y si hubiera que elegir uno sólo de los estilos en los que el trío se ha apoyado para componer este tema, sería sin duda el jazz. ‘Jack’s Back’ es una canción muy gráfica. Con esto quiero decir que tiene incorporado un toque western y también un sonido a lo Al Pacino en El Padrino. Una pieza magistralmente compuesta, como si The Aristocrats fueran los Coppola de la música. ‘Texas Crazypats’ resume bastante bien qué es lo que puede encontrarse en Tres Caballeros. Primero, el sentido del humor que se desprende de cada uno de los temas y que aquí, de hecho, está presente en el título, (“los pantalones locos de Texas”). Segundo, el aire tejano de la canción, como ya nos anuncia la carátula del disco, que dibuja a los tres músicos muy pixelados, con sombreros tejanos. Al final, todo deriva en una persecución policial con derrapes incluídos. Así pues, nos están contando nuevamente una historia y de cómo han sido rodeados por coches de la policía. Aunque no se sabe si finalmente han sido arrestados o si consiguen escapar.

‘ZZ Top’, llamado como la misma banda setentera de hard rock afincada en Texas, tiene un ritmo más acelerado, con una guitarra que se mueve rápidamente, cortesía de Govan, y un bombardeo percusivo por parte de Minnemann. ‘Pig’s Day Off’ y ‘Smuggler’s Corridor’ son parecidas a ’Texas Crazypants’, sobre todo ésta última, con un toque muy claro de la factoría de Tarantino. ‘Pressure Relief’ es más pausada, como el título dice, es un “alivio de presión”, es menos variada y sin cambios rítmicos. ‘The Kentucky Meat Shower’ es similar a las anteriores, y ‘Through the Flower’ es más extensa, con menor limitación de registros y con una combinación perfecta de hard rock y jazz, adornada con matices de rock progresivo.

Calificación: 9 / 10

Tracklist:

  1. Stupid 7
  2. Jack’s Back
  3. Texas Crazypants
  4. ZZ Top
  5. Pig’s Day Off
  6. Smuggler’s Corridor
  7. Pressure Relief
  8. The Kentucky Meat Shower
  9. Through The Flower

Músicos:

Guthrie Govan – guitarra

Bryan Beller – bajo

Marco Minnemann – batería

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s